Skip to main content

 Sobre mim

“Um terapeuta não é a tua cura. Terapeuta é a pessoa que harmoniza e cuida do teu espaço sagrado, enquanto despertas o teu curador interno. Para que então possas curar-te”.
.

Eu amo o que eu faço e compreendo que a minha própria autorrealização é o maior serviço que eu posso prestar ao mundo. Sempre fui uma buscadora e o caminho de encontro a minha essência me conduziu até aqui. Foram muitos professores e professoras do mundo da psicologia, do corpo, do teatro, do cinema, das constelações familiares e do mundo espiritual. As experiências que vivi transformaram a minha percepção da vida. Quem sou eu? O que faço aqui? Qual é o meu propósito? Essas perguntas foram pontos de partida.
.
Me dedico a acompanhar meus clientes e alunos em seus processos de autoconhecimento, cura e transformação. Meu trabalho tem por base a Psicologia Transpessoal que é uma abordagem que tem como objeto de estudo a Consciência em suas múltiplas dimensões e fenomenologias. Integra a dimensão positiva, energética e espiritual na visão do ser humano e utiliza-se de diversas técnicas de expansão da consciência para a transformação e evolução do indivíduo.

.
No meu próprio processo de autoconhecimento, encontrei na arte um caminho de cura. Vivo a arte como ferramenta de transformação da consciência e utilizo a arteterapia, o cinema, o teatro e o vídeo como canais de expressão da alma.
.
No trabalho que venho oferecendo, através de propostas grupais (cursos/retiros/workshop), proponho possibilidades para que a pessoa possa se ver desde outra perspectiva através da arte. Crio meios por onde se amplie a visão da nossa própria história como indivíduo. Transformando o olhar sobre si mesmo e resgatando nossa própria essência. Integrando os aprendizados para melhor conduzir e criar nossa realidade.
.
Sou testemunha de profundas transformações, seja nas sessões individuais de terapia ou nos trabalhos de grupos e nada me deixa mais feliz do que acompanhar a evolução e transformação das pessoas que chegam até mim. Meu enfoque é a recuperação da saúde mental, emocional e espiritual, pois acredito que todos temos esse poder dentro de nós. Assim como eu, Você é a sua própria cura.
.

 Sobre mí

Inicié mi camino como bailarina y después que finalice mi formación en danza (2000) empiece a dar clases de ballet clásico y danzas urbanas. Descubrí en la expresión corporal un camino de autoinvestigación.

Más tarde me lance al teatro y al mundo del cine. Como directora y guionista, comprendí que toda historia es un conjunto de memorias contadas desde un punto de vista. Así como en la vida hay diversas percepciones de un mismo hecho, cada ángulo, cada encuadramiento de cámara, permítenos recortar la realidad de un personaje según una percepción subjetiva. El cine ha enriquecido mi mirada.

Me gradué en 2007 y trabajé e investigué más a fondo la preparación y dirección de actores, que es un proceso de autoconocimiento en el que el actor es dirigido a encontrar dentro de sí el material necesario para ponerse en el lugar del personaje, viviendo como si fuera su propia realidad.

A esto se suma mi proceso de búsqueda personal con la psicología. Mi trayecto más transformador pasó durante mi posgrado en Psicología Transpersonal. Me encontré, y así, descubrí un nuevo camino para realizar mi propósito. En 2012 inicié mi investigación de los procesos artísticos aplicados a la psicoterapia.

La suma de las experiencias en danza, cine y psicología transpersonal resultó en la creación e investigación de un lenguaje artístico y audiovisual propio, de donde nació la película “El Cuerpo en Terapia – Siete pasos de un camino de autoconocimiento”, premiada en diversos festivales de cine. (Premio de mejor largo documental extranjero y mejor dirección – LAIFFA – Los Angeles Independent Film Festival Awards; Mejor directora y mejor documental en el Hollywood International Moving Pictures Awards; Mejor largo documental extranjero en el Hollywood Independent Documentary Awards; Selección Oficial – FICSAM International Mental Health Film Festival y NICE Film Fest International).

Al documentar el proceso terapéutico de los clientes/personajes, percibí el cambio de la perspectiva como una herramienta poderosa de autotransformación, permitiendo la ampliación de conciencia sobre sí mismo.

Hoy día trabajo como terapeuta en sesiones individuales y como facilitadora de experiencias de crecimiento personal a través de las artes expresivas y audiovisuales. En Barcelona desarrolle el LAB. De Teatro Terapéutico, dónde realizo ciclos de investigación personal a través del estudio de los arquetipos. En Brasil, Costa Rica e Indonesia realicé diversos talleres y retiros de autoconocimiento, para actores y no actores, integrando los procesos artísticos y psicoterapéuticos.

Hago lo que hago porque creo que:

El arte revela y traduce memorias

La expresión artística nos permite ver desde fuera manifestaciones simbólicas de la psique. Es una herramienta que traduce memorias, plasmando en la materia los registros del consciente e inconsciente, permitiendo expandir nuestra percepción e integrar lo que está fragmentado.

 

La percepción nos dibuja la realidad

La manera como vemos el mundo dice mucho sobre nosotros mismos. El cambio de perspectiva nos permite transformar nuestra realidad y ampliar nuestra conciencia.

 

El cuerpo nunca miente

El cuerpo es nuestra memoria más arcaica. En él, nada se olvida. Cada acontecimiento vivido, en particular en la primera infancia pero también en la vida adulta, deja en el cuerpo su memoria profunda.

 

Somos nuestra propia cura

Ninguna terapia cura, así como no es el médico o el medicamento que cura. Quien se cura es la persona, solo ella detiene el poder de transformar la propia realidad. Yo prefiero llamarles clientes a mis “pacientes”, porque parto de la premisa de que ellos son su propia cura. Mi enfoque es la recuperación de la salud mental, emocional, espiritual, y creo que el cliente tiene ese poder dentro de sí; luego, quien promociona la cura es él mismo.

 

Somos seres espirituales viviendo experiencias humanas

Nos percibimos tan humanos y muchas veces nos sentimos tan desconectados de nuestra dimensión espiritual. Es fundamental que recordemos y nos conectemos con nuestra naturaleza divina para encontrar el sentido en nuestra existencia.