Skip to main content

Terapia Transpersonal Creactiva

Acompaño a mis clientes a ver su realidad bajo otra perspectiva, con un método de terapia creactiva enfocada en ampliar la percepción y la mirada sobre el propio individuo.

Terapia de Renacimineto

La Terapia de Renacimiento o Rebirthing es un método de sanación y de desarrollo personal que nos enseña a respirar de forma consciente y conectada, liberando nuestros bloqueos emocionales, físicos y mentales.

Testimonios

“Márcia ha sido pra mí una persona catalizadora. Me ha guiado pacientemente, con mucha atención y cuidado, a través de su terapia extremamente creativa y meticulosa, en la cual he podido tocar fondo literalmente. Me he (re)encontrado y (re)conocido. He afrontado de forma activa a mis miedos e inseguridades. Ahora me siento más conectada y honesta conmigo misma. Y, sobretodo, en un espacio corto de tiempo he acelerado un proceso de transformación importante. Creo que este es el punto diferencial, ya que Márcia fomenta que tomes consciencia de tu proceso a través de la práctica, de la vivencia. Por lo tanto, el resultado es mucho más potente y transformador. Estaré eternamente grata a su entrega, profesionalidad y cariño.”

Tati Guimarães

“Mi proceso de terapia con la respiración del renacimiento, realmente me puso en el flujo de la vida ya lo largo de las sesiones me fui percibiendo mejor y confiando más en mí y en este flujo. Además de un proceso de limpieza, pues mucha carga emocional, de años, se fue externalizando de varias formas (picazón por el cuerpo, inquietud en las piernas, sudor, etc), pero todo muy bien asistido y orientado por Márcia, estoy muy agradecido a ella”.

Gustavo Pacolla

El proceso de renacimiento fue profundamente transformador para mí. En cada sesión, descubrí un poco más sobre mí y lo que guardaba en mi inconsciente. He accedido a memorias y sentimientos que nunca había podido acceder con otras terapias – como dolores y traumas vividos durante la gestación. Márcia condujo todo con mucha paciencia y sensibilidad, lo que fue fundamental para que yo quedara a la voluntad y me sintiera segura. Estoy muy agradecida por las transformaciones vividas. Recomiendo mucho.

Débora Pivotto

“He realizado el proceso cuando pasaba una de las mayores crisis que ya había vivido. Aunque tuviera un conocimiento en PNL me encontraba en un proceso en que no veía condiciones de modificar, tamaña la dificultad. Conocí a Marcia a través de la indicación de la Dra. Eleanor. En mi primer contacto ya sentí que sería un método diferenciado, y que yo necesitaba desfragmentar para poder juntar nuevamente los pedazos. Y fue de esta manera que empecé, sin expectativas, pero con la ciencia de que tendría que dedicarme mucho. Y así empezamos.
En el comienzo ya me encontré con algunas creencias limitantes, pero que durante el proceso fueron conducidas con tanta tranquilidad, y que me llevaba a mi más alto nivel de conciencia, y sólo me hacían entender que yo estaba en medio del proceso, y que eso también pasaría. Yo iba a mi casa y seguía mi investigación, ejercitando, pensando, reflexionando, escribiendo todos mis patrones, sueños y pensamientos … para que pudiera sacar las dudas durante nuestros encuentros. Y así seguí, durante todo el proceso. Me alimenté de las fortalezas, entendí mis debilidades, me exime de culpas y acepté muchas cosas.
Fue un proceso transformador que fue conducido con maestría por Marcia. Persona iluminada, siempre gentil y cuidadosa. No puedo negar que me he convertido en otra persona, con una conciencia mucho más apurada. Sí, aprendí a percibir las cosas a mi alrededor, a percibirme y a entender el medio en que estoy insertada. No me detuve. Todavía estudio, anoto, entiendo y trazo mis planes, y que por “conspiración del universo” se han vuelto más tangibles y sencillos de alcanzar. Mucha cosa cambió, desarrollé la gratitud, algo que hasta entonces era una palabra desconocida y que se hizo fuerte y regente de todo mi proceso y viajé de autoconocimiento. Gracias por haberme ayudado a ver la vida con otros ojos. ¡Gratitud!”

Flavia Pena Ramos

“Estoy sintiéndome muy alegre. Lo digo en serio. Creo que eso es lo que necesitaba.
¡Es increíble! Y es de un modo que estoy alegre. Fue muy bueno el trabajo porque yo me conecté mucho el niño. Con la sensibilidad del niño, y con memorias que no venían desde hace mucho tiempo. Y con esa interna de la dulzura de la niñez, de la alegría, de la levedad, de la creencia. Cuando yo estoy más negativa, me quedo muy encerrada y pierdo esa visión amplia. Es como si yo estuviera demasiado concentrada en el problema. Y cuando uno amplía la perspectiva, puede enfocarse en las posibilidades. Y las posibilidades, para mí, yo tengo la impresión que es la posibilidad de cura. De cura para la vida, de cura para vivir la vida de un modo pleno. El proceso me abrió eso. Es claro. Eso es muy claro. El proceso fue de cura”.

Tania Melo

“Me siento confiado y tranquilo. Con una consciencia más clara de mis emociones y bloqueos. Sin sentir culpa por estar en la etapa en que estoy, dentro de mis procesos de evolución. Personalmente, me siento confortable, valiente y abierto para pasar encima de los hábitos condicionados que detecté en el proceso.
Obtuve clareza para percibir las verdaderas amarras que me bloqueaban y, sobretodo, la compasión para conmigo mismo y mis fragilidades. Lo que más me toca con relación al proceso es el poder de la inocencia y del niño interior. Cuestiones aparentemente tan complejas están siempre relacionadas a nuestro aspecto más puro y simple. Es como entrar en contacto con nuestra verdadera esencia.”

Pedro Karam

“Solo consigo pensar en gratitud. Siento que gané amor por mis fragilidades que me acompañan. Siento que ya no tengo que deshacerme de ellas. Yo acepto lo que en mí quiere ocultarse. Siento que mi abrazo está más profundo. Siento ganas de reencontrar a viejos amigos, de hacer amigos nuevos. Con mi familia, la aceptación, el afecto, como modelos a seguir. Gratitud a cada persona a mi alrededor.

Percibo a cada día de investigación un dato importante. Pistas para el encuentro con caminos más saludables de mi vida. El arte como medio de encuentro con algunos acontecimientos que me marcaron sin recurrir a la victimización, pero a los colores, líneas, trazos que llevan a lo que no fue asimilado con amor y cariño. Me siento apaciguada. Con ganas de seguir. Con espacios que fueron vaciados. Ahora puedo organizarme mejor. La abertura se ha hecho”.

Roberta De Savian